Después de hidratarlos en agua caliente o caldo, perfuman cualquier plato y le dan un sabor intenso y ahumado, bien amaderado. Hay que tener en cuenta que su sabor invade mucho, por eso es mejor no mezclarlos con otros ingredientes fuertes. Quedan muy bien en empanadas rellenándolas con un puñado de hongos hidratados y queso en hebras.

Hongos de Pino.

Hongos de Pino.

Después de hidratarlos en agua caliente o caldo, perfuman cualquier plato y le dan un sabor intenso y ahumado, bien amaderado. Hay que tener en cuenta que su sabor invade mucho, por eso es mejor no mezclarlos con otros ingredientes fuertes. Quedan muy bien en empanadas rellenándolas con un puñado de hongos hidratados y queso en hebras.